Indigo

Con inspiración en la tela vaquera, sumergidas en tinte para lograr tonalidades perfectas del azul

A pesar de que el tinte índigo existe desde hace 6000 años, aplicar este aspecto de tejido vaquero en la piel no es tan sencillo como pueda parecer. Nuestros socios colaboradores de ECCO Leather han invertido dos años en reacondicionar esta antigua artesanía. Juntos hemos creado nuestras primeras y genuinas carteras índigo.

Teñir de índigo es un proceso único, ya que no se adhiere al material de una manera natural. En un baño especial, las moléculas de índigo se separan del oxígeno para que estas se fijen temporalmente a la piel.

El uso principal del polvo de índigo es como tinte para el hilo de algodón, primordialmente para la fabricación de tela vaquera.
El baño de tinte requiere varias manipulaciones químicas para engañar al índigo y que acabe adhiriéndose a la piel.

Cuando nuestra piel, que ha estado sumergida, se saca del baño de tinte, el índigo se mezcla rápidamente con el oxígeno en el aire para atrapar su color intenso.

Teñir de índigo es un proceso único, ya que el polvo no es soluble en agua y no se adhiere al material de una manera natural.

Con cada inmersión en el baño índigo se intensifica el color. Nuestras carteras Indigo reciben su nombre por la cantidad de inmersiones que son necesarias para crear esa tonalidad tan característica. Una vez que se ha alcanzado el nivel de color exacto, se elimina el exceso de tinte mediante lavado.