Cómo empezó todo

Un viaje creativo que cambia la forma de mirar nuestros básicos diarios

El lanzamiento del Cardprotector tuvo lugar en 2009, pero nuestro viaje Secrid comenzaba una década antes. En la década de 1990, mientras dirigíamos nuestra agencia de diseño Spirid nos dimos cuenta de un cambio en el contenido de nuestros bolsillos cuando los primeros sistemas de pago electrónico aparecieron en los Países Bajos. En 1997, cuando el dinero en efectivo dejó paso a las tarjetas, creamos nuestra primera cartera minimalista: la Secrid Bodycard.


Image of the founders
Ganamos nuestro primer concurso de diseño en Habitat, en 1986.

Los trabajos de diseño para clientes como ING, Maxi Cosi y Quooker mantuvieron nuestra atención de manera profesional, pero Secrid siempre estuvo en el trasfondo de nuestras mentes, ya que nos dimos cuenta de que nuestros bolsillos estaban experimentado un cambio otra vez a principios de la década de los 2000. Mientras los teléfonos inteligentes nos ponían el mundo en la palma de la mano, casi todos los documentos esenciales se reducían a tamaño bolsillo. Llevábamos menos cosas, pero lo que llevábamos era más preciado que nunca.

La crisis financiera golpeó Europa en 2008 y el trabajo de nuestros clientes se secó por completo. Con 25 años de experiencia trabajando y conviviendo, sentimos que era el momento de seguir el sueño de crear nuestra propia marca con una visión que cambiará la forma en la que la gente veía sus bolsillos. Fue entonces cuando Secrid pasó de ser un proyecto auxiliar a ser nuestro foco de atención principal.

Image of the first version of the Cardprotector that won the Red Dot Design
La primera versión del Cardprotector ganó el Premio de diseño Red Dot en 2010; el mismo año lanzamos nuestra línea de carteras de piel. Ganamos el European Aluminium Award con nuestra Miniwallet dos años después.

Desde que comenzamos nuestro viaje Secrid hace 20 años, hemos continuado fusionando nuestros bagajes en moda y diseño de productos para crear básicos de bolsillo justo aquí, en los Países Bajos. Es para nosotros un honor haber obtenido galardones y lo es aún más el ser capaces de ver cómo aumenta el número de admiradores de Secrid a lo largo de los años. Hoy en día, nuestros productos se pueden encontrar en más de cinco mil tiendas selectas de todo el mundo mientras trabajamos, junto con nuestros tres hijos y casi cien compañeros, en un almacén industrial reformado: una gran familia hogareña que sirve como centro creativo para ofrecer nuevos productos y servicios tamaño bolsillo.

René & Marianne