¿B qué? Ser Empresa B significa promover el beneficio social y medioambiental. Es un movimiento mundial de empresas que destacan en el campo de la responsabilidad social y medioambiental. Suena bien, ¿verdad? También para nosotros, y es por eso que nos propusimos ser parte de este movimiento y obtuvimos la certificación a finales de 2021. Ahora estamos orgullosos de poder decir que somos una Empresa B.

¿Qué es una Empresa B?

En pocas palabras, una Empresa B es una empresa que, a diferencia de otras muchas que solo persiguen maximizar el beneficio, se esfuerza por obtener beneficios sin tener un impacto negativo en las personas, los animales y el medioambiente. Como describe B Lab, la organización detrás de esta certificación, las Empresa B usan su negocio como una fuerza para hacer el bien.

¿Por qué queríamos ser una Empresa B?

Creemos que una marca solo puede tener éxito de verdad cuando participa el mayor número de personas posible en ese éxito. Es esencial que exista un buen equilibrio entre las personas, los animales y el medioambiente. Por esta razón, en el 2009, montamos nuestra cadena de producción en los Países Bajos en contra de la tendencia imperante. Junto con nuestros proveedores y talleres protegidos, desarrollamos y producimos productos de alta calidad de manera limpia, local y responsable. Y para medir el éxito real de nuestra marca, decidimos obtener esta certificación.

¿Cómo se llega a ser una Empresa B?

Para obtener la certificación como Empresa B no basta con tener buenas intenciones y hablar de ello. La empresa se somete a una evaluación exhaustiva en la que, junto con el Equipo de Evaluación de Impacto B, se la examina con lupa en cinco áreas:

Gobernanza

Comunidad

Clientes

Trabajadores

Medioambiente

Todo la información que se introduce en esta evaluación debe estar respaldada por datos concretos para demostrar que realmente es así. Una vez obtenidos los puntos suficientes en la Evaluación B, se publican los resultados de modo que todo el mundo vea la puntuación alcanzada en estas cinco áreas. Por último, cada Empresa B tiene que repetir este proceso cada tres años para garantizar una mejora constante.